El día que Sandra y Jorge nos dijeron que querían que fotografiáramos su boda en Pamplona nos hizo mucha ilusión.
Sara conoce a Sandra desde que nacieron, y han compartido muchos momentos juntas. Por eso, estar en un momento tan especial fue un motivo de alegría.

La boda se celebró en Pamplona, en la Finca Pago de Arínzano, rodeados de viñedos.
El día comenzó diluviando, pero como una buena boda en el norte … todo puede cambiar de un momento a otro. Y así fue … Sandra pudo lucir así, su precioso vestido de Amaia Artieda atelier.

La finca cuenta con una pequeña capilla donde se celebró la ceremonia. Podemos decir que ha sido una donde mejor nos lo hemos pasado. Hubo lugar para la emoción, para las sorpresas … pero sin duda, hubo un lugar destacado para la risa. Y es que un evento como este es motivo de alegría y celebración y qué mejor manera de expresarlo.

Sandra y Jorge son una pareja de novios con la que da gusto trabajar. Alegres, divertidos, y a la vez tranquilos; preocupados sólo por disfrutar de la mejor manera el día de su boda.

¡Gracias chicos por hacernos sentir en familia!

¿Y tú? Quieres que compartamos con vosotros vuestro gran día. Escríbenos y estaremos encantadas de informarte.